martes, 14 de febrero de 2017

PLANNED PARENTHOOD Y EL GENOCIDIO DE LA RAZA NEGRA


Desde que Estados Unidos legalizara el aborto en 1973, más 15 millones de bebés negros han sido masacrados. Su gran verdugo ha sido Planned Parenthood que perpetúa en nuestros días el propósito colonialista, eugenésico y anti-negro de su fundadora Margaret Sanger.

Por Beatriz de la Rosa

Martin Luther King Jr., máximo defensor de los derechos civiles frente a la segregación racial, llegó a decir que “nuestras vidas empiezan a morir el día que guardamos silencio sobre las cosas que importan”.

Esta máxima ha formado parte del discurso de la escritora y conferenciante pro-vida (organización Bound4Lifeblo) Christina Marie Bennett que lleva una década denunciando el genocidio que está sufriendo la comunidad negra.

Para Christina Marie, de origen afroamericano, hablar del aborto es contar su historia personal. Su madre acudió a un hospital para abortar con un ataque de ansiedad… carecía de los medios económicos y de ayuda necesaria para criar a un hijo.

“El ordenanza del hospital vio a mi madre llorando en la sala de espera, se acercó a ella y le preguntó si creía que estaba haciendo lo correcto, mi madre asintió y él le dijo: ‘Dios te dará las fuerzas que ahora mismo no tienes”, explica.

Y continúa: “En ese momento el médico llamó a mi madre, cuando entró en la sala ni siquiera habían limpiado la sangre del aborto anterior, mi madre quiso salir de allí, había cambiado de opinión… pero el médico la forzó a quedarse, le dijo que ya era demasiado tarde… que ya había pagado…pero mi madre fue más valiente que la situación y se marchó”.

Esa conversación con el ordenanza me salvó la vida, ¿pero cuantos bebés negros han sido asesinados antes de nacer por su raza… por el color de su piel?”, se pregunta la activista pro-vida.

Bennet denuncia el derramamiento de sangre de la comunidad negra en Estados Unidos y el mundo, según afirma la activista “estamos ante un gran genocidio del que nadie habla”.

Pero asociaciones pro-vida están empezando a romper esa ley de silencio, después de décadas.

Desde la legalización del aborto en 1973 en Estados Unidos, más de 15 millones de bebés negros han sido abortados. En concreto el 31% de las personas abortadas en el país son de color. Es decir, al día un promedio de 1.876 bebés negros son abortados en Estados Unidos.

Hasta la propia comunidad abortista es consciente de la cantidad de abortos “negros” que se producen. 


Desde el Instituto Guttmacher aseguran que las mujeres de color tienen un 5% más de probabilidades para abortar que las mujeres blancas.

Persecución a la mujer negra embarazada

Ese 5% más de probabilidades no es casual, no es porque su organismo sea más débil que el de las mujeres blancas, sino porque la población de color sufre fuertes presiones del sistema para que aborten. Lo cual, a su vez, tiene que ver con la situación económica y social de la población afro, generalmente inferior a la de los blancos.

Pero nada de esto es pura coincidencia, como denuncian ahora los afroamericanos pro-vida. El gran perpetuador de estos abortos es sin duda el gigante abortista Planned Parenthood. De hecho, en sus centros abortan al 30% de los bebés de color, lo que supone que cada día 266 bebés negros son asesinados antes de nacer.

La comunidad pro-vida ha denunciado además, que Planned Parenthood construye sus abortorios cerca de los barrios donde haya más población negra y con recursos limitados. Pero no para ayudar a las mujeres embarazadas de la zona, sino que los usan para explotar, segregar y juzgarlas en base a su pigmentación.

Ya lo indicaba el cofundador de ‘Radiance Foundation’, Ryan Bomberger durante la campaña pro-vida #BlackLivesMatter “solo para poner las cosas en perspectiva, Planned Parenthood mata más negros desarmados en un día de los que la policía es acusada en un año”.

La eugenesia no fue un invento nazi

Pero lo único que hace la multinacional es seguir al pie de la letra el propósito eugenésico y supremacista de su fundadora, Margaret Sanger, que desde que puso en marcha ‘International Planned Parenthood Foundation’, en los años 30, centró sus actividades y campañas en barrios pobres de minorías raciales negras y latinas para mantener a raya el control natal.

Buscaba el exterminio racial a través del aborto. La prueba es más del 40% de los a bortos realizados por la multinacional en los Estados Unidos son de personas de raza negra y otras minorías.

Y eso que Sanger trató de que pareciera un accidente: llegó a decir: “No queremos que se corra la voz de que queremos eliminar a la población negra”.

Lo cual conectaba con su ideología eugenésica -y otros intelectuales anglosajones de finales del siglo XIX y comienzos de siglo XX, como el británico Francis Galton-. Todos ellos querían acabar con el débil y fomentar una raza de purasangres.

Los testimonios escritos de Sanger son elocuentes: “Nos encontramos en una situación en la que nuestras instituciones de beneficencia, nuestros actos de compensación, nuestras pensiones, nuestros hospitales, incluso nuestras infraestructuras básicas, tienden a mantener con vida a los enfermos y a los débiles, a los cuales se les permite que se propaguen y, así, produzcan una raza de degenerados”

Una idea muy similar al racismo que caracterizaba a la Alemania nazi y que se ha ido camuflando con los años en una sociedad aparentemente democrática como la norteamericana.

Y no sólo eso, sino que además EEUU y Naciones Unidas pretenden exportar el genocidio a Africa, a través de sus planes anticonceptivos y abortistas, chantajeando a los gobiernos de esos países a cambio de ayudas al desarrollo.

Actuall ya contaba cómo incluso Estados Unidos ha expandido el negocio del aborto en África por encima de la soberanía de cada nación y de sus ciudadanos, en una nueva forma de colonialismo.

La fundadora de Cultura por la Vida en África, la ugandesa Obianuju Ekeocha ha expuesto seis puntos denunciando el colonialismo encubierto que practica EEUU con la financiación del aborto.

Pero los hechos son ya inocultables. Singularmente en EEUU. La organización de derechos civiles Black People Against Abortion (Personas Negras Contra el Aborto) ha asegurado que en los últimos 40 años, han muerto más personas de raza negra abortados que la suma de los que han perdido la vida por el sida, el cáncer, la diabetes, enfermedades cardíacas y crímenes violentos, incluidos los del Ku Klux Klan.

El objetivo de este tipo de organizaciones afroamericanas y pro-vida es desenmascarar la pulsión eugenésica de Planned Parenthood y desmentir el tópico de que la multinacional lucha por la salud de la mujer.

No lo tienen fácil porque el tópico “progre” acuñado por el cine, la moda o la publicidad pretende hacer creer que la multinacional lucha por los derechos humanos. No ayuda nada que muchas celebridades de Hollywood continúen viendo a Margaret Sanger o a la actual presidente de Planned Parenthood, Cecile Richards como “las grandes salvadoras de las mujeres”.

Actuall

domingo, 12 de febrero de 2017

LAS MASCOTAS OBESAS VIVEN MENOS AÑOS

Entre más calorías consuma su mascota, más daño le hará a la salud.

Tener unos kilos de más es algo que preocupa. Poco a poco, se va tomando conciencia de que el sobrepeso importante no es solo cuestión de estética. Exactamente lo mismo les ocurre a las mascotas “gorditas”.

Pueden llegar a presentar enfermedades cardiovasculares, trastornos ortopédicos, predisposición a la diabetes, entre otras dolencias que perjudican su calidad de vida.


Diversos estudios europeos coinciden en que aproximadamente el 50% de perros y gatos tienen sobrepeso. Los expertos afirman que se encuentran con un principio de ese padecimiento cuando un animal está un 15% por encima de su peso óptimo y el riesgo para su salud es si supera el 30%.

Si no se le pueden palpar las costillas, posee un acusada pérdida de cintura, muestra dificultad para caminar y respirar, es lento en sus movimientos, anda malhumorado y duerme demasiado, posiblemente ya lidie con la problemática.


El sedentarismo es el peor enemigo de sus mascotas.

Existe multitud de factores que contribuyen a que una mascota tenga unos kilos de más. Según la veterinaria Mercedes Valdés Massó, el consumo excesivo de calorías determina un incremento en la grasa corporal, problema nutricional más común.

Para la empresa de nutrición para perros y gatos, la multinacional Hill's Pet Nutrition, si se excede cada día un 1% de las calorías necesarias, la mascota tenderá a la obesidad cuando llegue a su mediana edad.

Si la mascota tiene desórdenes médicos que requieran tratamientos correctivos o ha estado sometida a una esterilización o castración, también llega a provocarle un aumento de kilos.

La edad y la raza de igual manera, como las labrador retriever, cairn terrier, cocker o king charles spaniel y los gatos de razas cruzadas tienen una mayor predisposición a ganar peso.


viernes, 10 de febrero de 2017

WIKILEAKS: CLINTON, OBAMA Y SOROS DERROCARON AL PAPA BENEDICTO XVI


George Soros, Barack Obama y Hillary Clinton orquestaron un golpe en el Vaticano para derrocar al conservador Papa Benedicto y reemplazarlo con el radicalmente izquierdista Papa Francisco, según un grupo de líderes católicos citando evidencia de varias fuentes, incluyendo correos electrónicos de WikiLeaks.

El Papa Benedicto XVI reinó como Papa de la Iglesia Católica de 2005 a 2013 antes de renunciar inesperadamente en circunstancias inusuales. 

Al convertirse en el primer Papa en dimitir desde el Papa Gregorio XII en 1415, Benedicto es ampliamente considerado el primero en hacerlo por iniciativa propia desde el Papa Celestino V en 1294.

Sin embargo, el grupo de líderes católicos cita nuevas evidencias descubiertas en los correos electrónicos publicados por WikiLeaks para reclamar que el papa conservador Benedicto no renunció por iniciativa propia, pero fue expulsado del Vaticano por un golpe que el grupo de investigadores llama la "Primavera Católica."

Soros, Obama y Clinton utilizaron la maquinaria diplomática, el músculo político y el poder financiero de los Estados Unidos para coaccionar, sobornar y chantajear el "cambio de régimen" en la Iglesia Católica Romana para reemplazar al conservador Benedicto con el actual Papa Francisco, que desde entonces se ha convertido en un portavoz poco probable para la izquierda internacional, para impresionar a los católicos de todo el mundo.

Ahora el grupo de líderes católicos ha enviado una carta al presidente Trump instándole a que lance una investigación oficial sobre las actividades de George Soros, Barack Obama, Hillary Clinton (y otros) que ellos alegan estaban involucrados en la orquestación de la "primavera católica" que resultó en su objetivo de "cambio de régimen" en el Vaticano.

Los líderes católicos citan ocho preguntas específicas que tratan de responder sobre los acontecimientos sospechosos que llevaron a la renuncia del Papa Benedicto XVI, la primera abdicación papal en 700 años.
"En concreto, tenemos razones para creer que el cambio de régimen del Vaticano fue diseñado por la administración de Obama", dicen los peticionarios, en su carta que fue enviada al presidente Donald Trump el 20 de enero.

"Estábamos alarmados al descubrir -señala su carta- que durante el tercer año del primer mandato del gobierno de Obama, su anterior oponente, la secretaria de Estado Hillary Clinton y otros funcionarios gubernamentales con los que ella asoció, propusieron una "revolución católica" en la que se realizaría la desaparición final de lo que quedaba de la Iglesia Católica en América.

La carta incluye enlaces a documentos e historias de noticias que subrayan sus afirmaciones.

Primero llama la atención a los notorios correos electrónicos de Soros-Clinton-Podesta revelados el año pasado por WikiLeaks, en los que Podesta y otros progresistas discutieron el cambio de régimen para eliminar lo que describieron como la "dictadura de la Edad Media" en la Iglesia Católica.

Respecto a los correos electrónicos de Podesta, The New American informó en octubre pasado lo siguiente:

Podesta, un antiguo asesor y confidente de Clinton y activista de izquierda del financiador de izquierda George Soros, reveló en un correo electrónico de 2011 que él y otros activistas estaban trabajando para llevar a cabo una revolución de "Primavera Católica" dentro de la Iglesia Católica.

Una obvia referencia a los desastrosos golpes de la "Primavera Árabe" organizados ese mismo año por el equipo Obama-Clinton-Soros que desestabilizó Oriente Medio y llevó a los regímenes islamistas radicales y grupos terroristas al poder en la región.

El E-mail de Podesta es una respuesta a otro radical financiado por Soros - Sandy Newman, fundador de las voces "progresistas" para el Progreso. 

Newman había escrito a Podesta buscando consejo sobre la mejor manera de "plantar las semillas de la revolución" en la Iglesia Católica, que describió como una "dictadura de la Edad Media".

En su carta al presidente Trump, el grupo de dirigentes católicos escribe:

"Aproximadamente un año después de esta discusión por correo electrónico, que nunca se pretendía hacer pública, encontramos que el Papa Benedicto XVI abdicó bajo circunstancias muy inusuales y fue reemplazado por un Papa cuya aparente misión es proporcionar un componente espiritual a la agenda ideológica radical de la izquierda internacional. 
El Pontificado del Papa Francisco ha cuestionado su propia legitimidad en multitud de ocasiones"
"Seguimos desconcertados por el comportamiento de este Papa cargado de ideología, cuya misión parece ser una de las agendas seculares de la izquierda en lugar de guiar a la Iglesia Católica en su misión sagrada", dicen, expresando los pensamientos de millones de católicos alrededor de la Iglesia.

El mundo se encuentra aturdido por la ideología izquierdista del Papa Francisco. 

"Simplemente no es el papel apropiado de un Papa involucrado en la política hasta el punto de que se le considere como el líder de la izquierda internacional".

Ellos continuaron:

"Con todo esto en mente, y deseando lo mejor para nuestro país, así como para los católicos en todo el mundo, creemos que es responsabilidad de los católicos leales e informados de los Estados Unidos para solicitarle que autorice una investigación sobre las siguientes preguntas:

- ¿Con qué fin estaba monitoreando la Agencia Nacional de Seguridad el cónclave que eligió a Francisco?

- ¿Qué otras operaciones encubiertas fueron llevadas a cabo por los agentes del gobierno de Estados Unidos con respecto a la renuncia del Papa Benedicto XVI o el cónclave que eligió al Papa Francisco?

- ¿Los agentes del gobierno estadounidense tuvieron contacto con la "Mafia del Cardenal Danneels"?

- Las transacciones monetarias internacionales con el Vaticano fueron suspendidas durante los últimos días antes de la renuncia del Papa Benedicto XVI. ¿Hubo alguna agencia gubernamental estadounidense involucrada en esto?

- ¿Por qué se reanudaron las transacciones monetarias internacionales el 12 de febrero de 2013, un día después de que Benedicto XVI anunciara su renuncia? ¿Era pura coincidencia?

- ¿Qué acciones, en su caso, fueron tomadas por John Podesta, Hillary Clinton y otros vinculados a la administración Obama que participaron en la discusión proponiendo el fomento de una "primavera católica"?

- ¿Cuál fue el propósito y la naturaleza de la reunión secreta entre el Vicepresidente Joseph Biden y el Papa Benedicto XVI en el Vaticano el 3 de junio de 2011?

- ¿Qué papeles fueron desempeñados por George Soros y otros financieros internacionales que pueden estar residiendo actualmente en el territorio de los Estados Unidos?"

La investigación que el grupo de líderes católicos está pidiendo al Presidente Trump debe ser de interés no sólo para los católicos. La capacidad de George Soros de co-optar figuras políticas de primer orden para ayudar a sus planes radicales para los estados-nación es bien conocida, pero su capacidad para forzar el "cambio de régimen" en la iglesia católica, una institución supuestamente impenetrable, plantea serias dudas sobre su potencial para el caos global. La investigación debe comenzar de inmediato.


jueves, 9 de febrero de 2017

¿QUE HACER CUANDO EL ENFERMO DE ALZHEIMER NO PARA DE CAMINAR?



Cuando el enfermo de alzhéimer no para de caminar es importante crear un ambiente seguro y descartar posibles condiciones médicas.

Se levanta, camina unos pasos, vuelve a sentarse, no ha pasado un minuto y nuevamente está de pie, esta vez se lanza a recorrer todo el pasillo. Ya lleva varias horas así, estás agotada, ya sabes que el médico te dijo que si el ambiente era seguro no era un gran problema, pero a ti te desespera.

Le dices que se siente, la tomas del brazo y la llevas al sillón, sus ojos te miran desde un lugar en al que tú no tienes acceso. Al poco tiempo, comienza nuevamente sus movimientos interminables ¿Qué hacer? Solo quieres que esté tranquila unos minutos.

EL ENFERMO DE ALZHÉIMER NO PARA DE CAMINAR: VAGABUNDEO O DEAMBULACIÓN


A ese continuo caminar sin sentido aparente de las personas con alzhéimer se le denomina deambulación o vagabundeo, y se incluye dentro de las llamadas conductas motoras aberrantes. El exceso de actividad motora sin una finalidad conocida aumenta a medida que avanza la enfermedad y parece ser más común en horario nocturno.

La deambulación alzhéimer es una conducta compleja que, adelantamos, es muy difícil de modificar. Implica en muchas ocasiones un riesgo importante para el bienestar físico de la persona, fundamentalmente por el riesgo de desaparición que conlleva si el enfermo sale de su entorno habitual.

¿POR QUÉ EL ENFERMO DE ALZHÉIMER NO PARA DE CAMINAR?


La razón más evidente es porque está enfermo y el alzhéimer provoca una serie de cambios a nivel cerebral, que tienen su reflejo en la conducta, en este caso la deambulación.

Pero hay desencadenantes individuales y ambientales a tener en cuenta al analizar la conducta de vagabundeo en una persona con demencia. Por ejemplo:
 • La persona puede estar agitada, ansiosa.

 • Está desorientada, lo común en el alzhéimer. Si no sabes dónde estás ni qué haces ahí, seguramente termines caminando buscando orientarte o encontrar un rostro conocido.

 • Puede estar sintiendo dolor o alguna incomodidad física, por ejemplo, estreñimiento. Valorar bien este posible desencadenante sobre todo si la deambulación no es una conducta habitual y aparece esporádicamente.

 • El ambiente es poco estimulante y lleva al aburrimiento: si pasas todo un día sentado en un sillón mirando la nada, posiblemente termines levantándote y caminando a la desesperada.

 • La persona ha sido traslada recientemente a un ambiente poco familiar.

 • Tiene necesidades básicas: no tiene por qué estar sintiendo dolor, simplemente quiere ir al baño o tiene hambre.

Todos estos desencadenantes deben llevarte a una conclusión: las causas del vagabundeo varían de una persona a otra. Identificarlas es el principio de la solución.

¿QUÉ HACER PARA CONTROLAR LA DEAMBULACIÓN ALZHÉIMER?


Soluciones estandarizadas no hay, mágicas mucho menos. Y es fundamental lo que mencionamos anteriormente: intentar comprender la causa que está detrás de que el enfermo de alzhéimer no para de caminar. 

Siempre que la conducta haya aparecido de forma abrupta, es recomendable acudir al médico para descartar causas como infecciones o reacciones a medicamentos. También es importante que conozcas que el vagabundeo en sí no tiene por qué ser un comportamiento peligroso si ocurre en un entorno seguro.

Estrategias que puedes intentar:
 • ¡Seguridad! Esencial, asegúrate de que la persona con alzhéimer no puede salir fuera y perderse. Dentro de la casa también debemos adecuar el entorno. Por ejemplo, puede ser necesario quitar las alfombras y algunos muebles, para evitar caídas. O poner luces automáticas por si se levanta durante la noche y puertas en las escaleras para evitar el acceso. Unas campanillas en las puertas también pueden ayudarte a saber cuándo está caminando de una habitación a otra. De ser posible, crea un espacio donde el enfermo pueda caminar libremente.

 • Usa un dispositivo GPS: hay muchos en el mercado y baratos. Si existe un riesgo de que la persona escape de casa, un dispositivo GPS que permita localizarla es esencial.

 • Realiza actividades durante el día que resulten significativas: no vale con encender la tele y dejarle ahí. Intenta realizar actividades que impliquen interacción personal, por ejemplo, dar un paseo juntos.

 • Crea un ambiente relajado, sin ruidos excesivos

 • Camufla las puertas: esta estrategia ha resultado muy útil en algunos centros residenciales. Puedes poner cortinas o vinilos que camuflen las puertas y las hagan parecer como una pared más.

 • Distrae: si la persona está caminando incesantemente, ¿qué tal hacerle una pregunta? O ponerle a pelar los ajos (dependiendo de su nivel de deterioro, por supuesto).

 • Si el enfermo está en un entorno nuevo, como una residencia, intenta decorar al menos su habitación con elementos familiares.


sábado, 4 de febrero de 2017

EL PAPA INVITA A UN DEFENSOR DEL ABORTO COMO PONENTE A UNA CONFERENCIA



El Doctor Ehrlich, padre del movimiento moderno del control de la población y autor del libro “La bomba demográfica” -donde defiende el aborto forzado- ha sido invitado por el Vaticano como ponente en la conferencia “Cómo salvar al mundo natural”.


Por Almudena Martínez-Bordiú

El Doctor Paul Ehrlich, defensor del aborto selectivo por sexo y de la esterilización masiva para frenar el crecimiento de la población, ha sido invitado por el Vaticano como ponente en la conferencia “Cómo salvar al mundo natural”, que tendrá lugar del próximo 27 de febrero hasta el 1 de marzo en Roma.

Los medios de comunicación internacionales y distintas personalidades no salen de su asombro. Un ejemplo es el economista y ex presidente del Instituto para las Obras de la Religión Gotti Tedeschi, quien ha publicado en el diario italiano La Verità un artículo en el que ha criticado la decisión del Vaticano de invitar como ponente a Paul R. Ehrlich, el entomólogo estadounidense que defendió que “tener más hijos es de egoísta e irresponsable”.
Bajo el título “El Papa invita al teórico que inventó la doctrina suicida de no tener más hijos”, el ex presidente del Banco del Vaticano muestra su desacuerdo con la decisión de la Pontificia Academia de las Ciencias de la Santa Sede de invitar a dar su testimonio a Paul R. Ehrlich, considerado el padre espiritual del neomalthusianismo, una teoría demográfica, social y poblacional que considera el exceso de población de las clases pobres u obreras como un problema para su calidad de vida.

Según cuenta Tedeschi en La Veritá, Paul Ehrlich (de 85 años) compartía las ideas de William Vogt, el cofundador de la Federación Americana de Planned Parenthood. Sin embargo, la fama de este biólogo y profesor de la Universidad de Stanford proviene del best seller que escribió en 1968 titulado “La bomba demográfica”, un libro en el que defiende el aborto forzado.

Recordamos una de sus citas: “De hecho, se ha llegado a la conclusión de que se podría tener bajo la actual Constitución leyes obligatorias de control de la población, incluidas leyes que requieren aborto obligatorio, si la crisis poblacional fuese suficientemente severa como para poner en peligro a la sociedad”.

Según informa LifeSite News, en el folleto que publicita dicha conferencia – patrocinada por la Pontificia Academia de Ciencias y la Pontificia Academia de Ciencias Sociales- se puede leer que “si no se toman medidas efectivas para revertir el llamado cambio climático mundial, hasta el 40 % de toda la biodiversidad en la Tierra será destruida al final de este siglo”. “No hay posibilidad de mejorar nuestra situación sin la adopción generalizada de la justicia social, tanto como cuestión de moralidad como de supervivencia”, reza el folleto.

Cabe señalar que en una entrevista concedida en 2011 a Mara Hvistendahl, la autora del libro “Unnatural Selection”, Ehrlich señaló que “sería una buena idea dejar que la gente tuviera su elección para que pudieran tener menos hijos y pudieran tener lo que quisieran”, y defendió que el aborto selectivo y posiblemente incluso el infanticidio podrían ser “un destino mejor para las mujeres que lo que les esperaba en un mundo superpoblado”.


INFOVATICANA


miércoles, 1 de febrero de 2017

LOS CREADORES DE LA IDEOLOGÍA DE GENERO: PEDÓFILOS, DROGADICTOS, LOCOS Y CON TENDENCIA AL SUICIDIO



Atormentados por traumas infantiles, prácticas sexuales degeneradas y odios obsesivos a la figura del padre, lo más increíble es que las doctrinas de los ideólogos de género han logrado colarse hoy en las aulas de universidades y colegios.

Por Javier Torres


Cuatro de los principales ideólogos de género: Wilhelm Reich, Margaret Sanger, Michel Focault y Margaret Mead

Es como si alguien hubiera abierto las puertas del manicomio y las teorías de sus locos más célebres se convirtieran en doctrina mundial.

Ya no hay nada objetivo -ni siquiera la diferenciación biológica XX ó XY, ¡oh cromosomas fascistas!- que determine si somos hombre o mujer. Cada uno, y sólo cada uno, decide lo que es.

Así lo dictaron los ideólogos de género y los profetas del pansexualismo, unos tipos cuyos postulados fueron difundidos antes de probar la camisa de fuerza, la pedofilia, la zoofilia, la drogadicción más salvaje y, en muchos casos, el suicidio final.

La excepción, y no parece casualidad, es la de quienes lograron llevar una vida plácida.

Atormentados por traumas infantiles, prácticas sexuales degeneradas y odios obsesivos a la figura del padre -al varón en general- las doctrinas de los ideólogos de género han logrado colarse hoy en las aulas de universidades y colegios de un occidente que desde hace décadas navega a la deriva.


El filósofo alemán Friedrich Nietzsche

No sólo es la rebelión contra la familia, ni la imposición del relativismo y la corrección política, es sobre todo la guerra sin cuartel contra la naturaleza, contra la realidad más evidente. El triunfo de la voluntad, del yo.

Todo se puede negar porque no hay nada fuera de nosotros que sea objetivo, decía Fiedrich Nietzsche, el filósofo del que parten todos los entusiastas de género.

Terapias sexuales

Dios ha muerto, sostiene el pensador alemán, y si Dios ha muerto también ha muerto la naturaleza creada por él. Así que nada define lo que soy, sólo yo puedo hacerlo. Nietzsche, por cierto, acabó en un manicomio los últimos años de su vida.

Y hasta en eso le siguieron muchos de los ideólogos de género que, además de partir de la filosofía nietzscheana, desarrollaron verdaderas patologías y acabaron sus días en un psiquiátrico. Es el caso del médico alemán Wilhelm Reich.

Marxista y gran precursor de la revolución sexual, fue un gran masturbador compulsivo desde los 6 ó 7 años. Más tarde practicaría la zoofilia. Algo le marcaría para siempre: el suicidio de su madre tras descubrirse que mantenía relaciones sexuales con un niño de 13 años. Reich culparía de lo ocurrido a su padre, de ahí su posterior odio al patriarcado.

Años más tarde este psiquiatra utilizaría sus clínicas para abusar de las mujeres que participaban en sus “terapias sexuales”. Reich moriría en la cárcel en 1957 tras haber sido diagnosticado de paranoia y esquizofrenia progresiva.

Ortodoxia comunista

Una vida parecida llevó el filósofo francés Michel Focault, considerado uno de los mayores referentes de la ideología de género.

Homosexual, militante del Partido Comunista, tuvo una juventud un tanto convulsa durante la cual fue iniciado en el sadomasoquismo homosexual y el consumo de drogas de todo tipo durante su etapa en EEUU. Intentó suicidarse en varias ocasiones y murió a causa del sida en 1984.


El filósofo comunista francés Louis Althusser

Otro filósofo comunista francés, Louis Althusser, no acabó muy bien que digamos. En 1980 estranguló a su esposa Hélène, lo que motivó su internamiento en un hospital psiquiátrico.

Hoy todos hablan de Planned Parenthood, la gran multinacional estadounidense que promueve el aborto en todo el mundo.

Su fundadora, Margaret Sanger, abandonó a sus hijos debido a su ninfomanía. Gran entusiasta de la eugenesia y el control de la población -especialmente entre la población inmigrante y las clases sociales más bajas-, llegó a coquetear con el racista Ku Klux Klan. Murió en 1966 cuando ya era una alcohólica irrefrenable.


La feminista radical Shulamith Firestone

Para Shulamith Firestone, otra gran referente del feminismo radical y la ideología de género, la maternidad era “la opresión radical que sufre la mujer”. Pasó varios años en una clínica psiquiátrica -sufría esquizofrenia- y en 2012 fue encontrada muerta en su casa.

Cuatro amigas, tres se suicidaron

Desde luego, la aportación de las feministas a la ideología de género ha sido muy activa. Otra que destacó por su radicalismo fue Kate Millet, de ideas maoístas, que se convirtió al lesbianismo no por impulso sexual, sino por odio a los varones.

Gran defensora del totalitarismo, llegó a decir que “lo privado también es político”. Al final de su vida fue internada en un psiquiátrico y pidió vigilancia las 24 horas porque ella misma era consciente de su impulso incontrolable al suicidio.

Muy cercana a Millet fue Elizabeth Fisher, que sí logró suicidarse y que ha pasado a la historia como la pionera en fundar un periódico feminista en los Estados Unidos, Aphra. Este grupo de amigas feministas lo completan la cubana María del Drago y Ellen Frankfurt, ambas también se quitarían la vida.

Otra mujer y no menos importante que las anteriores fue la filósofa feminista Simone de Beauvoir. La compañera sentimental del existencialista Sartre defendía que la mujer no nace, sino que se hace, siendo en realidad “una construcción social”. La muerte por causas naturales de la pensadora francesa fue una excepción entre la multitud de suicidios de otros autores.


La filósofa feminista, Simone de Beauvoir

Tampoco se quitó la vida la antropóloga Margaret Mead. Su gran aportación al progresismo y el marxismo cultural fue el concepto de género como construcción social que sería introducido en la psicología y la sexología de los años 50.

Para Mead los roles sexuales variaban según las culturas, es decir, eran construcciones culturales. Por eso daba a entender que no había propiamente hombres ni mujeres, algo que justificó en el polémico libro “Adolescencia, sexo y cultura en Samoa”, publicado en 1928.

Como sucedería con otros ideólogos de género el paso del tiempo destapó su fraude. En los años 80 se demostró que lo que había escrito no tenía validez alguna, ya que el paraíso samoano era en realidad una sociedad muy represiva desde el criterio progresista.

El rigor tampoco era el fuerte del sexólogo de la Universidad de Indiana, Alfred Kinsey, que causó un enorme revuelo cuando dio a conocer el resultado de uno de sus estudios: el 37% de los hombres ha experimentado alguna vez un orgasmo homosexual a partir de la adolescencia. A esta conclusión llegó tras realizar 5.300 entrevistas personales.

El gran fraude de Kinsey, como luego se descubrió, fue que las entrevistas las llevó a cabo sólo entre la población reclusa. Más tarde también se supo que practicó la pedofilia y promovió el sadomasoquismo en la Universidad de Indiana.


El antropólogo francés Georges Bataille

Igual de perturbado estaba el antropólogo francés Georges Bataille. Aunque al principio estudió para sacerdote, muy pronto abandonó ese camino para acabar afirmando que sus verdaderas iglesias eran los burdeles de París.

Fue un partidario del satanismo orgiástico y fundó una sociedad secreta para practicar decapitaciones -no se llevaron a cabo aunque no faltaron voluntarios- y sexo ritual.

Afortunadamente no todos se suicidaron. Germaine Greer, autora de “El Eunuco femenino” en 1970, acabó participando en la edición británica de ‘El Gran Hermano’ antes de renegar del feminismo. Aún vive.

Actuall


jueves, 26 de enero de 2017

ESTADOS UNIDOS: NO MÁS DINERO PÚBLICO PARA ABORTAR




La Cámara de Representantes aprobó este martes una ley para prohibir que el Gobierno pague una parte de la factura del aborto. 


La medida ya se aplicaba a través de la enmienda Hyde: cada año, la ley de presupuestos de los Estados Unidos incluía una cláusula que indicaba la prohibición de destinar fondos públicos a pagar intervenciones de abortos. 

El proyecto de ley respaldado este martes en la Cámara, por 238 votos a favor y 183 en contra, convierte en permanente la prohibición. 

Es el segundo golpe a la industria del aborto de los Estados Unidos en los últimos días. 

El lunes, el presidente Donald Trump había firmado, entre sus primeras órdenes ejecutivas, la de cancelar los fondos públicos a las organizaciones –Planned Parenthood– que promueven el aborto fuera de los Estados Unidos.

Más y más americanos son pro-vida

Una reciente encuesta de Marist muestra que el 83% de los americanos está de acuerdo con las promesas y acciones de Donald Trump para proteger el derecho a la vida, o que el 52% de los americanos quieren limitar el aborto a casos excepcionales, y que otro 22% quiere prohibirlo después del primer trimestre. Menos del 40% de los americanos piensa que el aborto es moralmente aceptable. 
Y no hay ningún gap de género entre quienes piensan que es moralmente un error, a pesar de lo que los organizadores de la Marcha de las Mujeres han pretendido que los americanos crean. 

¿Qué es lo que ha cambiado? ¿Por qué tantos americanos son ahora pro-vida? A causa de la ciencia


Las ecografías por ultrasonidos han hecho imposible para los americanos denegar por más tiempo que el aborto destruye una vida humana

Las ecografías por ultrasonidos muestran la realidad del desarrollo fetal; el latido del corazón, hacia la semana sexta, es un marcador obvio. 

No es ninguna sorpresa que un 78% de las mujeres embarazadas que ven una ecografía de ultrasonidos de su bebé digan no al aborto. 

Así que, naturalmente, la izquierda quiere poner fin a las ecografías por ultrasonidos. 

Planned Parenthood ha combatido contra las ecografías en 3D durante años –la maravillosa tecnología que te permite ver la cara de tu bebé antes de nacer. 

Como el doctor L. Lacroix, de Planned Parenthood, declaró recientemente: “El aborto es lo bastante duro para cualquier mujer como para someterla a la tortura de ver al bebé en una pantalla de ultrasonidos”

Actuall


VÍNCULOS ENTRE EL SATANISMO Y LA NEW AGE


Pese a ser un movimiento minoritario, el satanismo está en auge.

El satanismo es un fenómeno que aunque no sea muy grande cuantitativamente está en auge y provoca grandes reacciones en la sociedad. Para arrojar luz sobre este asunto el conocido sociólogo Massimo Introvigne, director del Centro de Estudios sobre las Nuevas Religiones (Cesnur), ha publicado precisamente un extenso libro publicado en inglés y titulado Satanism: a social history (Satanismo: una historia social).


En esta extensa obra, el investigador italiano hace un repaso de la influencia del satanismo, sus manifestaciones en el pasado y sus precursores hasta llegar a la actualidad. Del mismo modo, intenta desmontar falsos mitos para colocar este fenómeno en su dimensión real, que según él es el de unos pocos miles de miembros en todo el mundo. Introvigne explica en una entrevista en Vatican Insider y traducida al español por Aleteia qué supone el movimiento satanista en la sociedad actual:

- ¿Por qué dedicar al satanismo un libro de setecientas páginas, es más – si se quitan las páginas con los títulos – exactamente 666, que es el número de la Bestia en el Apocalipsis? ¿Vale la pena? ¿No es un fenómeno, a fin de cuentas, muy minoritario?

- Ante todo, tengo que agradecer a Eileen Barker, una de las mayores sociólogas de la religión que aún viven, por haber notado que las páginas son 666 en una recensión suya. Ni yo ni el editor nos dimos cuenta y se trata, sin duda, de una coincidencia muy curiosa.
Es verdad que los satanistas son relativamente pocos, pero el satanismo suscita siempre emociones muy fuertes. Quisiera partir de un episodio, que no cito en el libro porque sucedió después de que lo entregara al editor. El fin de semana anterior a las elecciones presidenciales americanas, los famosos hacker rusos que interceptaron los mails del director de la campaña electoral de Hillary Clinton, John Podesta, publicaron algunos mensajes que vinculaban a Podesta con performance privadas, en el sentido de que es necesario ser invitado, de la artista neoyorquina Marina Abramović. Son una especie de eventos artísticos y espirituales, donde el artista expone su método de meditación y curación que une New Age, espiritismo y cultos afro-americanos.
En realidad, el satanismo no tenía nada que ver, pero el domingo antes de votar se difundieron en las puertas de las iglesias americanas miles de folletos según los cuales la Clinton estaba ligada a una “artista satanista”. También algunos medios de comunicación confundieron la New Age de Abramović con el satanismo.

Esto demuestra que basta con hablar de satanismo para desencadenar emociones, miedos, y crear la posibilidad de manipulaciones políticas. En efecto, mi libro no habla sólo del satanismo sino también del anti-satanismo, o sea, de los pánicos morales que ven satanistas por todas partes. Y las acusaciones de satanismo en los últimos siglos se han dirigido a varios grupos: a los judíos, a los masones, a los mormones, pero también a los católicos por parte de ambientes protestantes fundamentalistas.
Por ejemplo, en los años 70 salieron en Estados Unidos varios libros que acusaban a Pablo VI de ser un alto iniciado satanista. Acusaciones análogas se hicieron contra Juan Pablo II, Benedicto XVI y hoy también contra el Papa Francisco, con la diferencia de que en este último caso, los desvaríos de protestantes fundamentalistas han sido adoptados en ambientes católicos ultra-tradicionalistas hostiles a este Papa.


Massimo Introvigne es un experto en el fenómeno satanista


– Pero más allá de los desvaríos, los satanistas existen. ¿Qué es el satanismo?

- Se pueden dar diversas definiciones del satanismo. Las definiciones nunca son sencillamente ciertas o falsas, son instrumentos para circunscribir o estudiar un fenómeno. Mi definición de satanismo se refiere a la veneración del personaje llamado Diablo, Satanás o Lucifer en la Biblia – tanto si se le considera una persona viva y real, como si se le considera un símbolo o un arquetipo – por parte de grupos organizados a través de formas, al menos embrionalmente, rituales.

-¿Qué diferencia hay entre el satanismo propio y auténtico y el “romántico” o “folklórico”?

- La categoría de “satanismo romántico” fue elaborada por historiadores de la literatura y de las ideas, y se refiere a escritores o artistas que rehabilitan la figura bíblica del Diablo – a menudo diciendo que el objetivo de éste era y es el de hacer a los hombres (y a las mujeres: existe también un satanismo romántico feminista) más libres y racionales, liberándoles de la sumisión a Dios y a las creencias irracionales de la religión. Si estos escritores o artistas se limitan a escribir o pintar cuadros y no forman grupos organizados, caen fuera de mi definición de satanismo.
Dedico en cambio algunos apuntes al satanismo folklórico, donde la veneración del diablo se inserta en el contexto del folklore de grupos particulares, sobre todo criminales. Hay ejemplos en el folklore de los traficantes de droga latino-americanos, que celebran rituales pidiendo al Diablo que proteja sus empresas criminales, pero algo parecido se encontraba ya en los bandoleros suecos del siglo XV.

-¿Puede darnos algún número sobre la consistencia del fenómeno, en el mundo y en Italia?

Todo depende de cómo se define el satanismo. Si hablamos de grupos organizados – quiero decir, grupos que tienen sedes, sitios web, publican revistas, etc – los satanistas son unos 5.000 en el mundo y pocos cientos en Italia.
Pero a estos grupos organizados hay que unir el satanismo llamado “salvaje” de las bandas juveniles que practican rituales caseros, generalmente aprendidos en Internet: miles de jóvenes en el mundo – quizás entre los 5.000 y los 10.000, pero las estadísticas son difíciles – con una presencia que parece más significativa en Italia que en otros países.
Se lee a menudo sobre grupos clandestinos y secretos que cometen graves crímenes. Algunos de estos grupos ciertamente existen, son descubiertos periódicamente por las policías de diversos países, y no hay que minusvalorar su peligrosidad. Pero no hay pruebas, sin embargo, de que este tipo de grupos sean centenares o miles, como los anti-satanistas se obstinan en afirmar. Han sido descubiertos e identificados con seguridad no más de unos diez en todo el mundo en los últimos veinte años, y no es probable que existan más de una docena.

- En el libro usted distingue también el satanismo “racionalista” del “oculto”, ¿En qué se basan y cuáles son sus diferencias?


- El satanismo racionalista, ligado a la figura del americano Anton Szandor LaVey (1930-1997), venera a Satanás con rituales que son sustancialmente psicodramas dirigidos a “liberar” a quien los practica de la religión y del sentido del pecado, que impedirían gozar plenamente de la vida y de los placeres que derivan de la sexualidad, del dinero y del poder.
Pero LaVey consideraba a Satanás como un símbolo de la liberación de las religiones, y no creía que existiera de verdad. La suya era una forma extrema de humanismo ateo.
En 1975 el lugarteniente de LaVey, el coronel del ejército americano Michael Aquino –personaje interesante, que aún vive, con un pasado de especialista de la desinformación (hoy se diría de la creación de “fake news”) por cuenta del ejército en tiempos de la guerra del Vietnam– promovió un cisma en la Iglesia de Satanás que LaVey había fundado. Con Aquino se fueron los que pensaban que Satanás existía de verdad y no era sólo un símbolo. Esta distinción entre un satanismo “racionalista” y uno “ocultista” o “deísta” sigue existiendo aún hoy en el mundo satanista”.

LaVey es uno de los padres del satanismo moderno

- ¿Quién ha fundado, por así decirlo, el satanismo moderno?

- Yo distingo el satanismo como fenómeno moderno –que implica una organización– de las referencias a Satanás que se encuentran en la magia o en la brujería medievales. En este sentido, hay un proto-satanismo en la corte del Rey de Francia Luis XIV con las primeras “Misas negras” organizadas por cartomantes y sacerdotes apóstatas que invocaban la protección de Satanás para clientes que buscan el éxito en el amor o en los negocios. El fin era utilitario, no religioso o anti-religioso, pero empezamos a encontrarnos ante una organización y unos rituales.
De aquí parte un filón que se desarrolla gradualmente en el siglo XIX, pero que asume la forma de organizaciones, por así decirlo, “religiosas” solo en el siglo XX, con la fundación en 1966 en San Francisco de la Iglesia de Satanás por parte de LaVey.

- En el libro se cuenta el caso de miles de suicidios colectivos de los llamados “viejos creyentes” en Rusia a finales del siglo XV. ¿Qué sucedió?

- En 1666, año que contiene el famoso número de la Bestia 666 mencionado en el Apocalipsis, el Patriarca Nikon (1605-1681) promovió una reforma litúrgica en la Iglesia Ortodoxa Rusa. Las reformas litúrgicas generan siempre una reacción tradicionalista. La fecha, 1666, convenció a estos tradicionalistas hostiles a la reforma, los llamados “viejos creyentes”, de que el verdadero autor de la nueva liturgia era el diablo.
También algunos tradicionalistas católicos extremos piensan lo mismo a propósito de la reforma litúrgica de Pablo VI, pero los “viejos creyentes” expresaron su protesta más radicalmente, con suicidios colectivos en los que murieron al menos veinte mil personas.

-¿Quién era Stanisław Przybyszewski, considerado por muchos como el “primer satanista”?

- Era un novelista polaco (1868-1927), representante del decadentismo, que publicó en 1897 la novela “Los hijos de Satanás” y el ensayo “La sinagoga de Satanás”. Escribía preferentemente en alemán y formaba parte en Múnich del círculo que se encontraba en la famosa taberna del Cerdito Negro con otros literarios y artistas del Norte de Europa, entre ellos el pintor noruego Edvard Munch (1863-1944) y el dramaturgo sueco August Strindberg (1849-1912).
Przybyszewski anticipa muchas ideas de LaVey. Está convencido de que Dios es un tirano que quiere mantener a los hombres y mujeres en la ignorancia y en el miedo, mientras que Satanás enseña a la humanidad la curiosidad intelectual, la creatividad y la liberación sexual. En su obra hay ya una teoría de cómo podría organizarse un movimiento satanista moderno. Pero de hecho Przybyszewski nunca organizó ninguno, aunque algunos de sus discípulos lo intentaron, por lo que se le puede considerar más un precursor que un fundador.

– En el libro afirma que el anti-satanismo tiene una gran responsabilidad en engrandecer el satanismo. ¿Por qué?

-Los satanistas existen y a veces cometen graves crímenes. Pero el anti-satanismo distorsiona el fenómeno de dos maneras. En primer lugar, exagera el dato estadístico. Los miembros de grupos satánicos organizados nunca han sido en la historia de Occidente más que pocos miles. El anti-satanismo habla alegremente, sin poder proporcionar pruebas, de miles de grupos y de centenares de miles de adeptos.
En segundo lugar, el anti-satanismo atribuye a los satanistas la capacidad de controlar y orientar a organizaciones enteras, cayendo en formas típicas de teoría de la conspiración.
Una parte importante de mi libro está consagrada, como señalaba, a tesis, fantasías y desinformación según la cual los satanistas controlarían secretamente al judaísmo, a la masonería, a la Iglesia mormona y también – según una literatura protestante fundamentalista, culturalmente marginal pero difundida en miles de ejemplares gracias sobre todo a décadas de esfuerzos del autor californiano, recientemente desaparecido, Jack Chick (1924-2016) – al Vaticano y a la Iglesia Católica. Estos excesos del anti-satanismo, a menudo grotescos, acaban por que no se puedan tomar en serio tampoco las críticas motivadas y reales al satanismo, y paradójicamente, acaba por favorecer a los satanistas.


 
- ¿Qué puede decir de casos criminales en Italia en los últimos años, como los “niños de Satanás” o el homicidio de sor Maria Laura Mainetti?

- En Italia hemos tenido cuatro episodios relevantes muy distintos entre sí. El primero tiene que ver con los Niños de Satanás, fundados en 1982 en Bolonia por Marco Dimitri, que durante unos años tuvieron un éxito relativo, reuniendo a más de cien adeptos. Dimitri jugó mucho con los programas de TV, mostrándose disponible a actuar la parte del satanista típico, asegurándose una cierta publicidad. Pero aquella publicidad fue un boomerang, y Dimitri acabó arrestado en 1996, acusado de graves crímenes que sin embargo no había cometido. En 2001 fue condenado sólo por evasión fiscal.
El segundo episodio se refiere a sor Laura Mainetti (1939-2000), asesinada en el 2000 en Sondrio por tres chicas imbuidas de satanismo y de propaganda violentamente anticatólica que encontraban en Internet, aunque no estaban en contacto con ningún grupo satánico concreto. La monja murió perdonando a sus asesinas, y ahora está en curso su causa de beatificación.
Del tercer episodio trágico y también en el 2000, yo fui testigo personalmente. Se refiere a Giorgio Govoni (1941-2000), un párroco italiano acusado por una asistente social de violar e incluso asesinar niños durante ritos satánicos. Mandado a juicio, tras una arenga particularmente dura contra él por parte del fiscal, murió de infarto.
En la apelación y en la Casación, la tesis que sostuve yo como perito de la defensa de don Giorgio, de que la asistente social se había sugestionado con la literatura anti-satanista americana, fue plenamente aceptada por los jueces. Hoy la diócesis de Modena ha dado el nombre de Giorgio Govoni a una casa de atención para los pobres, y cada año se honra su memoria como víctima inocente de una trágica equivocación.
El cuarto caso se refiere a las Bestias de Satanás, un grupo de una decena de jóvenes de la zona de Varese, descubiertos en 2004 y condenados por tres homicidios, aunque podrían haber cometido más. Se trata de uno de los casos de grupúsculos secretos dedicados a la actividad criminal que citaba antes, responsables de algo que parecen sacrificios humanos en nombre de Satanás. Casos reales, pero por fortuna muy raros.


Los holandeses de Cranch Angren son uno de los exponentes del Black Metal

- Se habla mucho de “rock satánico”, ¿Qué es?, ¿Qué piensa usted de él?

- La expresión rock satánico es imprecisa. Hay rockeros que han hablado del diablo con simpatía en sus canciones, basta recordar “Sympathy for the Devil” de los Rolling Stones. Sin embargo, el género musical que tiene que ver efectivamente con el satanismo es el Heavy Metal, que se divide en toda una serie de subgéneros, alguno de ellos catalogado como Extreme Metal.
Pero no en todo el Heavy Metal, ni siquiera en todo el Extreme Metal, está difundido el satanismo. Algunos grupos del subgénero Death Metal y un buen número de grupos de otro subgénero, el Black Metal, hacen himnos al satanismo en sus canciones. Para algunos se trata de un satanismo estético o de un truco comercial para hacerse interesantes, pero otros han tenido verdaderos contactos con el mundo satanista, e incluso cometido crímenes en nombre de Satanás. Algunos músicos del Black Metal escandinavo se habían especializado en quemar iglesias cristianas de madera, y en Noruega se ha ido en humo así una parte importante del patrimonio de las iglesias de madera medievales y modernas. Ha habido también homicidios y un par de suicidios rituales.
Pero hay que precisar dos cosas. En primer lugar, según una enciclopedia especializada, hoy hay en el mundo más de 25.000 grupos musicales Black Metal. Es un fenómeno ya globalizado, con grupos en Japón, en Nepal e incluso en Iraq y en Arabia Saudita – y entre otras cosas, en algunos de estos países, el Black Metal ha sido el vehículo para importar un satanismo totalmente ajeno a las tradiciones locales. De estos 25.000 grupos, sólo una minoría tiene verdadero contacto con el satanismo, y ciertamente sería una caricatura pensar que los cientos de miles de personas que van a conciertos Black Metal sean satanistas.
Segundo, el satanismo de los grupos Black Metal más extremos no se parece a otras formas de satanismo. En general, los satanistas veneran al diablo porque lo consideran un personaje positivo, un liberador del género humano de la dictadura de un Dios severo y cruel.
En un cierto Black Metal, en cambio, no se venera a Satanás porque es bueno, sino porque es malo, y se hacen himnos explícitamente al mal, a la violencia y a la destrucción. El noruego Varg Vikernes, uno de los grandes nombres del Black Metal –aunque hoy ha cambiado de idea tras los años pasados en prisión por quemar iglesias y por un homicidio– escribía entonces que las varias Iglesias de Satanás “no son verdaderas iglesias de Satanás porque veneran la vida y la felicidad. Yo en cambio adoro la muerte, el mal y todo lo oscuro”.

ReligionEnLibertad


martes, 24 de enero de 2017

¿COMO PREVENIR EL GOLPE DE CALOR EN TU MASCOTA?



El Servicio Meteorológico Nacional anticipó una semana de mucho calor, con temperaturas que podrían superar los 40 grados. 

Como las personas, nuestras mascotas también sufren del calor y su salud puede correr riesgo. ¿Cómo podemos cuidarlos?

El veterinario rosarino Rodrigo Sánchez (matrícula 1312) dio una serie de recomendaciones para evitar que nuestras mascotas padezcan un golpe de calor. Aconsejó mantenerlos a la sombra y sacarlos a pasear a primera hora de la mañana o bien tarde para evitar las horas de calor intenso.

Consultado sobre los síntomas del golpe de calor, enumeró: jadeo en exceso, cuerpo caliente y fatiga. En el caso de los perros, explicó, el jadeo es una forma de regular la temperatura ya que conservan el calor en lugar de liberarlo.

Entonces, si notamos estos síntomas, Sánchez recomendó mojar a nuestra mascota con agua fría y darle agua

“Si (el cuadro) persiste se debe concurrir al veterinario quién lo sumergirá en agua con hielo para bajarle la temperatura y los medicará con fluido a través de las venas, hasta estabilizarlo”, añadió.


lunes, 23 de enero de 2017

INCESANTE PERSECUCIÓN A LOS CRISTIANOS EN EL MUNDO




Por Emilio Cárdenas


Como todos los años, la "Asociación Puertas Abiertas" acaba de publicar las cifras que tienen que ver con lo sucedido el año pasado en las incesantes persecuciones desatadas contra los cristianos que lamentablemente se suceden a lo largo y ancho del mundo actual. Hablamos de la persecución religiosa más intensa de todas las distintas persecuciones que hoy existen. Del pisoteo, entonces, de una de las libertades esenciales del ser humano: la libertad de conciencia.

En el 2016, las persecuciones más intensas contra los cristianos ocurrieron en: Corea del Norte, Somalía, Afganistán, Pakistán, Sudán, Siria, Irak e Irán, Lamentablemente hay, entre los 50 países del mundo en los que las persecuciones contra los cristianos fueron las más intensas el año pasado, dos países latinoamericanos: esto es México y Colombia, que ocupan los lugares 41° y 50°, respectivamente de ese sórdido listado.

En 21 de aquellos países que conforman el grupo de los 50 países del mundo en los que las persecuciones contra los cristianos son las más intensas ellas apuntan al 100% de los que profesan esa fe. A todos. 

En el 2016 el aumento de las persecuciones contra los cristianos fue particularmente notable en el sudeste asiático. Muy especialmente en la India, donde cada día del año pasado se registraron unos 15 ataques violentos contra los cristianos. Pero también en Vietnam, Laos, Bangladesh y Pakistán. Cabe apuntar que en esos rincones del mundo creció simultáneamente una variante agresiva del nacionalismo.

Nigeria, por su parte, fue el país que más mártires cristianos generó el año pasado, fundamentalmente como consecuencia de los atentados perpetrados por los extremistas islámicos que militan en el movimiento denominado: "Boko Haram", afiliado a Al Qaeda. Los asesinatos de cristianos fueron también muy intensos en Pakistán, Kenya, Siria y en México. A su vez, el número de incendios de templos cristianos fue mayor en Pakistán, seguido en esto por China, Vietnam, Sri Lanka y Nigeria.

La persecución contra los cristianos más intensa de todas es ciertamente la que tiene por escenario a Corea del Norte, cuya capital, recordemos, alguna vez fuera denominada la "Jerusalén de Oriente". Allí, el sólo hecho de ser cristiano genera el riesgo de ser internado en campos de concentración y "reeducación" en los que se castiga intensamente a los internados hasta que abjuren de su fe. Se cree que, pese a ello, aún hay unos 300.000 cristianos norcoreanos que no han renunciado a serlo.

La difícil situación de los cristianos en otro rincón del mundo, Medio Oriente, merece algunos comentarios particulares.

Hace apenas un siglo, esto es desde justo antes de la Primera Guerra Mundial, los cristianos, considerados como grupo religioso, conformaban aproximadamente el 20% de la población total de Medio Oriente. Hoy ellos -transformados en una minoría minúscula- son apenas un 2% de esa población. Han sido obviamente licuados. Diezmados, de mil maneras. Objeto, entonces, de una silenciada pero eficaz "limpieza religiosa o confesional". Hablamos de una cruel cacería, sistemática y constante.

Pocos, sin embargo, hablan de esto. Pero es un hecho real, notorio, e innegable. El éxodo de los cristianos de sus lugares de origen aún se mantiene, aunque realmente sean muy pocos, en Medio Oriente. Las multiformes persecuciones musulmanas organizadas contra los cristianos se han sucedido unas a otras, constantemente. Ellas desgraciadamente han cambiado el mapa religioso de la región.

Hoy en Irak, por ejemplo, la mayoría de los cristianos integra el grupo de los "desplazados internos". Han tenido que abandonar sus lugares originarios y vivir lejos de ellos, en la precariedad. Por primera vez en dos mil años ya no hay prácticamente más cristianos en la sitiada segunda ciudad de Irak, Mosul.

Lo mismo sucede en la llamada Mesopotamia, que alguna vez alojara a un gran número de comunidades de cristianos asirios y caldeos. Muchos de ellos viven en tristes campamentos de refugiados en distintos rincones del llamado Kurdistán o dispersos por el mundo. Después de haber presenciado, impotentes, como los milicianos del Estado Islámico profanaban sus templos, a cara descubierta. Y como saqueaban impunemente sus casas y propiedades, confiscando sus tenencias. Algo siempre difícil de olvidar, que marca a fuego a la gente. Lo cierto es que los fieles de la que es la primera religión del mundo han visto así como se los expulsaba de las tierras propias, muy cerca de las cuales históricamente naciera su fe cristiana.

Desde el brutal genocidio otomano de los armenios y de los asirios, en 1915, los cristianos han sido también lentamente erradicados de Turquía.

Luego, los griegos fueron expulsados de Asia Menor, en 1922. Los templos y monasterios fundados en su momento por los apóstoles y los discípulos de Jesús han sido, en muchos casos, destruidos o están convertidos en ruinas.

Tras ello vino la guerra civil del Líbano, país que fuera el único de Medio Oriente con una mayoría cristiana: la maronita. Ya no lo es. Sus cristianos han perdido la predominancia que tuvieran. En cambio, el Líbano está sustancialmente en manos de la organización musulmana: "Hezbollah", digitada -con rienda corta- desde Irán. Ya no hay cristianos ni en el sur del país ni, menos aún, en el valle de Bekaa. Tan sólo musulmanes, en lo que es ya una absoluta homogeneidad prevaleciente. Los viejos propietarios de la tierra han devenido en muchos casos casi intrusos, en lo que es una realidad distinta provocada por aquellos que se empeñan en reescribir la historia a su gusto y paladar.

La antedicha es una secuencia realmente deprimente, razón por la cual el mundo occidental ya casi no habla de esta conmovedora tragedia de los cristianos. Que es real y continúa ocurriendo. Una desgracia que ciertamente duele y es perversa.

   

domingo, 22 de enero de 2017

«EL TRANSGENERISMO ES UNA HISTERIA DE MASAS SIMILAR A LA PSEUDOCIENCIA DE LOS OCHENTA»



El doctor 
Richard B. Corradi denuncia el daño irreparable que pueden sufrir muchas personas sacrificadas en su individualidad a los intereses políticos del lobby LGTB.

Bajo el título El "transgenerismo" es una histeria de masas similar a la pseudociencia de los años 80, la revista The Federalist publicó un artículo del doctor Richard B. Corradi, profesor de Psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Case Western Reserve University de Cleveland (Ohio, Estados Unidos), donde presenta la agenda del lobby LGTB como ayuda de base científica y orientada a crear una identidad colectiva mediante la victimización, en detrimento de la ayuda que necesitan las personas afectadas por un trastorno de la identidad de género.

El "transgenerismo" es una histeria de masas similar a la pseudociencia de los años 80

Consideremos el notable fenómeno del transgenerismo. Un trastorno de identidad de género que afecta a un minúsculo número de estadounidenses se ha convertido en un objeto de controversia culturalmente polarizador. Su influencia –captando la atención pública y exigiendo cambios sociales- ha sido extraordinaria, desproporcionada en relación al número de personas insatisfechas con su género.

Mientras que la izquierda política ha hecho suya totalmente la agenda transgénero como un “derecho civil” al que sólo se oponen los intolerantes y las personas llenas de odio, mucha gente ve el movimiento como un ataque concertado contra los usos y costumbres tradicionales, un asalto indisimulable a las normas, las costumbres y la moralidad convencionales.

El fenómeno transgénero es claramente la punta de lanza del movimiento LGBT, al que ha dado un fuerte impulso la decisión del Tribunal Supremo sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, que incluye en la definición de libertad el derecho de la gente a “definir y expresar su identidad”. Para el movimiento LGBT, esto incluye literalmente el derecho a decidir sobre el propio género, a exigir el derecho a un género alternativo (dado que el género es maleable, hay otras opciones además de hombre o mujer), a que la sociedad reconozca esa opción como un derecho civil, y en última instancia a ser aceptado como una forma de vida normal.

Sin embargo, vender el transgenerismo como una forma de vida normal puede ser difícil. Mientras que las personas sin prejuicios pueden estar de acuerdo en que los gays o las personas con confusión de género no deberían padecer discriminación, en general la gente no parece dispuesta a aceptar el género como un simple artificio social ni a asumir que la gente pueda tener el género que elija. Estas controversias, que constituyen el fundamento conceptual del transgenerismo, chocan con la realidad: la diferencia biológica entre los sexos.

Mujeres y hombres, XX y XY: según qué espermatozoide penetre en el óvulo, el nuevo ser humano resultante será una cosa u otra. Es la realidad biológica. Imagen: TutorVista.

El contagio de un engaño de masas


El transgenerismo rechaza las leyes naturales de la biología y trastoca la naturaleza humana. La fundamentación filosófica del movimiento lo define como un engaño popular similar a la moda de las personalidades múltiples y la histeria de los “abusos en rituales satánicos” y la “memoria recobrada” de abusos infantiles que se difundió en los años 80 y 90. Estas dos últimas implicaban extrañas acusaciones de abuso de niños y resultaron en la persecución y vida arruinada de los falsamente acusados.

Esos engaños populares se caracterizan por una falsa creencia que no se apoya en ninguna evidencia científica o empírica y tienen una capacidad de contagio que supera al pensamiento racional e incluso al sentido común. Esta tendencia demasiado humana a abandonar el juicio crítico individual y seguir la corriente de la masa lo facilitan enormemente los medios de comunicación social


Lo más importante, sin embargo, es que recibe el imprimatur de los “expertos”. Quienes realmente deberían saber más se apuntan a la histeria. Así como los “profesionales de la salud mental” de hace una generación apoyaban los engaños sobre abuso infantil, e incluso participaban en la persecución de los injustamente acusados, del mismo modo han alimentado el fuego del engaño transgénero.

El movimiento transgénero recibió un gran impulso cuando la APA (The American Psychiatric Association) revisó su edición de 2013 del Diagnostic and Statistical Manual of Psychiatric Disorders (DMS-5), y eliminó el “trastorno de identidad de género” de la lista de “trastornos psiquiátricos
, reclasificándolo como “disforia de género”. Más que validar científicamente la agenda transgénero, la actuación de la APA fue una llamativa dimisión de la responsabilidad personal en beneficio de la corrección política.

A diferencia de las enfermedades médicas, los trastornos psiquiátricos carecen de marcadores biológicos diagnósticos: no hay datos físicos ni tests de laboratorio ni estudios de imágenes. Los diagnósticos psiquiátricos consisten en la comprobación de listas de síntomas determinados por el consenso científico. No debe sorprender que ese proceso sea exquisitamente reactivo a los vientos culturales y políticos dominantes. Ante la ausencia de marcadores biológicos que definan las enfermedades, son infinidad las enfermedades mentales y emocionales que pueden denominarse trastornos psiquiátricos. Puede ser muy beneficioso para un movimiento activista movido por un interés cualquiera apuntarse el éxito de legitimar su causa como un trastorno mental, y también para una industria farmacéutica inclinada a recurrir a los fármacos psicotrópicos para tratar cualquier nueva enfermedad mental.

Así definía el DSM, manual diagnóstico de referencia en Psiquiatría, el trastorno de identidad sexual. En 2013 fue redenominado como "disforia de género", asumiendo el concepto no científico de "género asignado".

Activismo científico + Relativismo = Insensatez

Sin embargo, el proceso trabaja en ambas direcciones. Los “trastornos psiquiátricos
 van y vienen en respuesta a modas e intereses concretos. Para el movimiento de liberación sexual, la ventaja política consiste en eliminar trastornos ofensivos. En 1973 consiguieron que la APA, simplemente por votación de sus miembros, quitase la homosexualidad de su listado de trastornos.

Posteriormente, el movimiento se fusionó con el relativismo postmoderno, donde no hay valores universales o trascendentes, sólo convenciones sociales y culturales. La doctrina, aplicada al género, afirma que el género –sexo masculino o femenino- es meramente una construcción social, no un hecho biológico, y está sujeto a cambios según el deseo de cada cual. Las personas pueden ser del género que elijan como “género alternativo” o incluso quedarse fuera de todo el entramado de género.

Ésa fue la agenda que la APA asumió cuando quitó el “trastorno de identidad de género” del DSM-5. Sin embargo, más que simplemente eliminar el concepto de identidad de género, que oficialmente ya no es un trastorno, creó una nueva “clase diagnóstica” llamada “disforia de género”. Esto llevó aún más lejos el asalto al sentido común, pues ahora los psiquiatras, supuestos expertos en distinguir entre la fantasía y la realidad, ponen su sello de aprobación a la histeria transgénero.

Sólo los niños prelógicos y los adultos psicóticos creen en el pensamiento mágico, eso de que “basta con desearlo”. Sin embargo, la “disforia de género” queda caracterizada como una “incongruencia de género”: el sentimiento de insatisfacción con el género “asignado” al nacimiento, y el deseo de tener otro género, convierten a uno en una persona diferente. Reclamar la verdadera (“deseada”) identidad de género puede precisar cirugía de reasignación de sexo, un tratamiento aprobado por la APA para la “nueva clase diagnóstica” de la disforia de género. El tortuoso vocabulario del DSM fabricado para catalogar el posible espectro de variaciones de género produciría risa si no fuese tan trágico.

El rechazo al diagnóstico impide el necesario tratamiento

La tragedia, por supuesto, es que la gente que sufre por problemas de identidad no recibe la ayuda que necesita. La anorexia nerviosa es otro trastorno caracterizado por una distorsión de la imagen corporal. Sin embargo, en contraste con los transgénero (a quienes se ayuda representando un engaño a base de hormonas y “reasignación de sexo”), a las personas con una percepción enfermiza e irreal de sí mismas como obesas o gordas no se les impone una dieta de reducción de peso. Al revés: se diagnostica la anorexia como un trastorno psiquiátrico y se la trata apropiadamente con psicoterapia.

El doctor Corradi compara la diferencia de trato que recibe el trastorno de identidad de género con respecto a la anorexia, siendo ambas percepciones distorsionadas sobre uno mismo.

La anorexia y la “disforia de género” están entre las muchas manifestaciones de conflicto psicológico que pueden suceder durante las “crisis de identidad” de la adolescencia, un momento importante en el desarrollo en la formación de la identidad. Es una época de rápidos cambios físicos y fuertes deseos sexuales. La confusión de género –el deseo de ser del sexo opuesto, o incluso de no tener ningún sexo (sin-género)– pueden ser simplemente una pausa temporal del joven mientras resuelve el conflicto entre la certeza y la seguridad de los vínculos parentales y las atractivas pero temibles urgencias de la autonomía y la sexualidad adultas.

El ascetismo –la renuncia a la sexualidad y a los placeres sensuales en general, convirtiéndose de hecho en asexuales y antihedonistas- es otro parapeto que usan los jóvenes. Es llamativamente similar a la disforia de género en su propósito de conseguir un alivio temporal en la confusión sobre la propia sexualidad emergente y la ansiedad por las exigencias de la edad adulta.

La gran mayoría de esos mecanismos de defensa son transitorios, y útiles cuando las tormentas de la adolescencia son más intensas, pero ya no son necesarios cuando surge una percepción estable de uno mismo. (El más común es, quizá, la idealización adolescente de los famosos. Que muchas de esas figuras populares sean andróginas ilustra la naturaleza de estas identificaciones como una respuesta ante el conflicto sexual y de género.) Muy pocos jóvenes que hacen dietas severas se vuelven anoréxicos. No muchos adolescentes ascéticos se convierten en monjes de clausura. Por el contrario, jóvenes insatisfechos con su género reciben hormonas e incluso son sometidos a cirugía de reasignación de sexo. Un conflicto temporal del desarrollo es sometido a tratamientos en ocasiones irreversibles y que trastocan tu vida.

Reforzar el engaño hiere a las personas

Aún más lamentable es la utilización de estos “tratamientos” en niños preadolescentes cuyo pensamiento prelógico difumina los límites entre la fantasía y la realidad. Los padres jóvenes preocupados por sus hijos necesitan el consejo de quienes conocen el desarrollo infantil normal. Por desgracia, a veces es difícil conseguir un buen consejo. Temerosos de ser vistos como “anticuados”, “ignorantes” o “intolerantes”, quienes debería saber más no están dispuestos a confiar en su propio sentido común y en la sabiduría de generaciones.

Si una niña de cuatro años, temerosa de ser sustituida en el afecto de sus padres por un nuevo hermanito, proclama que es un chico, sus sensatos padres no comienzan a tratarla como si fuera un chico. No asumen que es transgénero. Por el contrario, la abrazan y le aseguran que ella es su preciosa hijita a quien tanto quieren. Los padres que permiten a los niños preadolescentes elegir si quieren ser chicos o chicas han dimitido de su papel como adultos racionales, y son ellos quienes necesitan ir al psiquiatra.

Sin duda, formar una identidad personal estable es un asunto complicado. En algunas personas se prolonga y nunca llegan a conseguirlo. Aunque la adolescencia y la edad adulta joven pueden ser una época fundamental para construir la propia identidad personal, ésta se ve sometida durante el ciclo vital a retos inevitables, así como a factores estresantes específicos de cada uno.

Stefonknee Wolscht, padre de 7 hijos, consiguió ser adoptado como niña de 6 años. El doctor Corradi señala el daño que se hace utilizando a personas que necesitan un tratamiento individualizado como parte indiferenciada de una causa política.

La edad madura es un momento desafiante para muchas personas. Los hombres y mujeres de edad mediana que se sienten insatisfechos con sus vidas pueden representar fantasías románticas irreales en un intento de rehacerse a sí mismos. A menudo esto conduce a la tragedia del divorcio y a la destrucción familiar. El movimiento transgénero ha animado la más irreal fantasía imaginable: que cambiando de sexo uno puede resolver lo que es siempre una insatisfacción multidimensional con uno mismo.

Por qué algunas personas quieren creer que son transgénero
Las características que definen la identidad personal son los elementos nucleares de la personalidad. Las personas con una imagen de sí mismas crónicamente inestable, baja autoestima y una enfermiza visión de sí mismas están pobremente equipados para lidiar con el estrés de la vida cotidiana. Este grupo constituye la mayor parte de quienes, autoidentificados como transgénero, se someten a un régimen de cambio de sexo total con tratamiento de hormonas y cirugía de “reasignación de sexo”.

Sin embargo, la mayor parte de quienes sufren de trastornos comunes de personalidad no focalizan en la insatisfacción de género la causa de su disfunción global y no consideran el cambio de sexo como un remedio. ¿Por qué entonces unas cuantas personas con un trastorno de identidad complejo y multidimensional deciden que su problema consiste en que se les ha “asignado” el sexo equivocado? La respuesta reside tanto en la naturaleza del trastorno de personalidad mismo, como en las poderosas influencias sociales, culturales y políticas.

Aportando líderes activistas y una causa “noble”, el movimiento LBGT ha conseguido un éxito enorme explotando las vulnerabilidades psicológicas de las personas que carecen de un sentido coherente de sí mismas. Alimentado con el éxito de la decisión del Tribunal Supremo sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, el movimiento ha adquirido un aura de imbatibilidad.

El éxito de la cruzada por los derechos transgénero, basada como está en el engaño cultural de negar la diferencia biológica entre los sexos, podría sugerir que no hay límites para un movimiento que tiene como objetivo redefinir la cultura estadounidense y sus instituciones. Unirse a una fuerza tan poderosa puede ser una experiencia emocionante para alguien cuya identidad se define en buena medida por las personas y las causas con las que se identifica.

El transgenerismo es una política de identidad

El movimiento transgénero ha hecho un uso inteligente de la poderosa fuerza de la identidad política. Es evidente que la identidad personal, el sentimiento global que uno tiene de sí mismo, no consiste en el género más que en la raza, la etnia, la religión o la clase. Esas son, sin embargo, las categorías sobre las que se construye la identidad política. Para ser políticamente eficaces, las políticas de identidad tienen que aglutinar personas en grupos que borran las identidades y características personales. En las identidades políticas no hay individuos, solo masas amorfas de gente con una propiedad común y definitoria que pueda explotarse para un propósito político.

Ese proceso explota las diferencias entre la gente (culturales, sociales, étnicas, religiosas, etc.) para fabricarse un electorado con los agraviados, los marginados y aquellos a quienes se conduce a creer que son marginados. Se les asegura que un grupo de interés compensará sus reclamaciones: normalmente, un partido político que se beneficia electoralmente de activarlos como grupo de víctimas. Por definición, los victimizados tienen que tener victimizadores, a quienes la comunidad de los agraviados denigra como opresores.

Esta amarga fórmula de polarización sitúa a los “transgénero” como un conjunto amorfo de personas odiosamente oprimidas. No se distingue entre los grupos enormemente dispares de “disforia de género”. Como hemos descrito, abarcan desde expresiones transitorias de “incongruencia de género
 que tienen lugar en el proceso de desarrollo normal, a los problemas más profundamente arraigados de identidad personal que son sintomáticos de trastornos de la personalidad.

Irónicamente, a los individuos se les roba su identidad personal y se les convierte en miembros anónimos de la comunidad de identidad de género: los “transgénero”. En vez del asesoramiento individual y la psicoterapia personalizada que deberían recibir quienes alcanzan un determinado nivel de angustia, el remedio es “de talla única”. Una persona transgénero puede convertirse en cualquier género que desee, o no tener ningún género. Pueden denominarse a sí mismos con cualquier nombre que elijan, tomar hormonas y “reasignar” su sexo quirúrgicamente. Todo esto, con el apoyo crédulo de personas e instituciones que han sucumbido al contagio del delirio cultural.

A los individuos se les arranca su identidad personal en la medida en que se convierten en peones de la amplia agenda LGBT. Como han conseguido ganar poder judicial y político, los objetivos LGBT no parecen contentarse con menos que con una total aceptación pública de cualquier variedad de expresión sexual que elijan, y tolerancia cero para el disidente. El transgenerismo es la vanguardia de la actual ofensiva. La amarga lucha social que ha suscitado indica lo lejos que llegará el movimiento para destruir a la oposición.

Demonizar a la oposición

¿Quiénes son la oposición? Fieles a la política de identidades, la caracterizan como una multitud de intolerantes llenos de odio que niegan a los transgénero sus derechos humanos básicos. No puede haber otra explicación si alguien cree que el transgenerismo desafía tanto la razón como las leyes de la biología.
 
Los demonizados, por supuesto, son quienes tienen una fe religiosa. Buena parte del mundo occidental ha sido secularizado y convertido en anti-religioso, pero todavía queda en Estados Unidos una capa fuerte de creencia religiosa. A pesar de estar fundamentados en un sistema de valores judeocristiano que tiene milenios, los partidarios de un código de moralidad sexual que difiera de la agenda LGBT de liberación sexual son vistos como el último bastión de la oposición. Consecuentemente, la expresión de creencias religiosas sinceramente creídas es atacada como incitadora al odio e intolerante. Los creyentes son objeto de burla como catetos y paletos poco sofisticados, aferrándose desesperadamente a sus armas y a su religión mientras resisten al triunfo inevitable de la modernidad racional.

Los grandes medios de comunicación progresistas figuran a la cabeza de las instituciones que caminan de la mano con las tácticas divisorias de las políticas de identidad. Los aduladores relatos de anécdotas y los testimonios individuales de personas que se han practicado cirugía de cambio de sexo aparecen en reportajes de medios serviles que apoyan y animan la agenda transgénero. Se elogia especialmente a los famosos transgénero, y se cumple a rajatabla la norma de aplicar a cada cual el pronombre de género que prefiera.

Cualquier oposición religiosa o moral al movimiento es caracterizada como incitadora al odio y discriminatoria. En ningún lado se refleja el testimonio de desilusión y depresión de quienes han lamentado haberse operado. Al prescindir de evidencias clínicas e investigaciones convincentes que apoyan la idea (de sentido común) de que la cirugía no es el tratamiento adecuado para un trastorno psicológico, la profesión psiquiátrica es ciertamente más culpable (aunque uno se pregunta qué fue de los reportajes responsables y de la honrosa tradición del periodismo de investigación).

La Larga Marcha a través de las instituciones

A la vez que los medios de comunicación, la izquierda política ha abrazado calurosamente la finalidad evidente del movimiento LGBT de rehacer el tejido social y las tradiciones culturales de la vida estadounidense y reconstruir la sociedad para satisfacer sus demandas. No parece haber límite en los esfuerzos por silenciar a los disidentes. Los creyentes religiosos están siendo demonizados, y muchos temen que incluso la libertad del púlpito resulte amenazada. No se duda en utilizar los tribunales para imponer la voluntad de una exigua minoría sobre la población general, incluso al extremo de cambiar las costumbres de toda la nación sobre el uso del cuarto de baño.



Los problemas de una parte ínfima de la sociedad norteamericana, convertidos en bandera política por el lobby LGBT asumida como propia por la Administración Obama, han polarizado a la sociedad, al transformarse en imposiciones legales incluso en escuelas. "¡Intolerante!" es el insulto que recibe la niña en esta caricatura de la situación.

Las objeciones de la mayoría, incluso si se basan en la privacidad o en proteger a los niños de la exposición prematura a cuestiones sexuales, son sencillamente ignoradas. Muchas de nuestras instituciones académicas de élite se emplean a fondo en alterar nuestro lenguaje elemental, promocionando el uso de los numerosos neologismos inventados para etiquetar las nuevas variedades de género.

La decisión del gobierno federal de permitir a las personas transgénero participar abiertamente en los Ejércitos, a las mujeres servir en tareas de combate, y con el tiempo tener unos militares totalmente integrados sexualmente, ilustra hasta qué punto ha triunfado la corrección política. Que hombres y mujeres en el intenso e íntimo contacto que implica el servicio militar pueda convertirse en una fuerza de combate altamente eficaz, en un grupo formado no por hombres y mujeres sino por soldados genéricos, probaría que el género es simplemente una creación. También refutaría las leyes de la naturaleza humana. El delirio consiste precisamente en creer que el hombre y la mujer no se comportarán según su biología.

Está por ver qué efecto tendrá en nuestra sociedad y en sus instituciones, incluyendo las militares, el delirio transgénero. Por el contrario, la influencia destructiva de las políticas de identidad es inmediata y muy personal para los transgénero. Como miembros sin rostro de un grupo de político con intereses específicos, no sólo se les está robando su distinción como individuos sino también su oportunidad de recibir un tratamiento eficaz.

Las vicisitudes de la vida –conflictos del desarrollo, factores estresantes en el ciclo vital, trastornos de personalidad–, que en ellos se expresan en forma de insatisfacción o confusión de género, son los mismos que pueden desafiar el sentimiento de seguridad en uno mismo que pueda tener cualquiera y causarle estrés emocional. De hecho, ese estrés es lo que con mayor frecuencia hace que la gente acuda a la consulta del psiquiatra y a los psicólogos clínicos. La gente etiquetada como “transgénero” o “disforia de género” no merecen menos asesoramiento psicológico individual ni menos consejo personalizado o psicoterapia.

Según enseña la historia, los delirios populares contagiosos que niegan el sentido común y la realidad siguen su curso hasta morir. Ese será probablemente el destino de la causa transgénero. Pero antes de que se derrumbe por su propio peso, mucha gente sufrirá un daño irreparable.

Traducción de Carmelo López-Arias.

ReligionEnLibertad